0 items in the shopping cart
  • No products in the cart.

POLEN

polen

El polen es de origen vegetal, es el elemento fecundante  masculino de las flores, y es ese polvillo que se encuentra en los sacos polinicos, situado en los estambres de las flores.

El polen es el alimento más completo que existe en la naturaleza, en el se encuentran casi todas las vitaminas, contiene 3 veces más cantidad de proteínas que la carne. En la naturaleza hay 22 aminoácidos esenciales (proteínas) y el polen es el único alimento que los contiene todos.

La recogida del polen lo realizan con los cepillos que tienen las abejas en sus patas, lo empastan con néctar y saliva que regurgitan de su buche (estómago), y fabrican pequeñas bolas de entre 5 y 7 milígramos de peso, que llevaran pegadas en cada uno de los dos cestos que tienen en sus patas traseras, así lo llevaran hasta la colmena, donde allí lo  entregaran a las obreras jóvenes, que se encargaran de depositarlo en las celdas donde lo van mezclando y a la vez compactando con miel, para al final quedar convertido en el llamado “pan de abejas”.

Con respecto de la recogida del polen, hay dos creencias: la primera, de toda la vida nos dice que las abejas que salen a recolectar polen, visitaran el mismo tipo de flor.

La segunda creencia dice que aunque el color de las bolitas de polen que transportan hasta la colmena, sea de un color homogéneo, si se contempla a traves del microscopio se puede apreciar que las abejas han visitado entre 4 y 7 especies distintas de flores.

El polen recién recolectado contiene alrededor de un 25% de agua, por esta razón está expuesto a la fermentación, por lo que si no se conserva rápidamente se estropea. También decir que se ve seriamente afectado por las altas temperaturas y los rayos ultravioletas.

El polen se degrada a partir de los 45º C. y se convierte en un producto inerte.

La mejor manera de consumir el polen es recién recolectado, pero entendemos que esta manera está al alcance de pocas personas, apicultores o personas cercanas a ellas.

Para las personas  que quieran consumir polen de calidad y con todas sus propiedades, daremos a continuación información para que sepan los requisitos que tendrían que cumplir los distintos polenes que se encuentran en el mercado.

Hay 4 maneras de conservar el polen:

  • Como hemos dicho, fresco guardado en el frigorífico para consumirlo en pocos días.
  • En el congelador a menos de 18º, se conserva perfectamente sin apelmazarse, hay estudios que demuestran que conservado así pierde menos de un 5% de sus propiedades.
  • Homogeneizado en miel, es decir mezclado en miel después de ser recolectado, por ser la miel uno de los conservantes mejores que se conocen.
  • Secado: esta es la forma de conservación más complicada porque si no se hace correctamente el resultado final será un polen sin ninguna cualidad, es decir quedará un producto sin ninguna propiedad.

Como hemos dicho el polen recién recolectado contiene un 25% de humedad, es indispensable reducir rápidamente esa humedad y dejarla entre un 8% y un 10% para que no fermente; los grandes productores de polen realizan el proceso de secado en cámaras secadoras especiales, donde como hemos dicho la temperatura no tendría que pasar de los 45º, para que el polen no pierda propiedades.

Una vez secado se puede conservar de varias maneras: la primera es en recipientes cerrados al vacio, bolsas de plástico, etc. al vacio y a una temperatura de unos 4º.

Y la otra manera seria empaquetar el polen en bolsas de plaático en un ambiente de dióxido de carbono, y asi es posible conservarlo a temperatura ambiente.

En MELIUNTIS, recomendamos que antes de adquirir un polen para su consumo, deberiamos asegurarnos del proceso que ese polen ha recibido desde que ha salido de la colmena hasta llegar a sus manos.

¿De qué sirve tomar un polen que ha perdido todas sus propiedades?.