0 items in the shopping cart
  • No products in the cart.

MIEL

miel2

La miel es el resultado de un proceso físico y químico, que empieza desde el mismo momento en el cual las abejas ( Apis Mellifera) salen de sus colmenas y van de flor en flor libando de los cálices el néctar que se encuentra en forma de diminutas gotas, ese néctar llega al buche de la abeja, donde retiene cierta cantidad para compensar la pérdida de energía que ha sufrido por el esfuerzo que va realizando al llegar a recorrer varios quilómetros en su ardua tarea de llevar alimento a la colmena. El resto de néctar que llega al buche de la abeja es enriquecido con ácidos orgánicos, fermentos y otras sustáncias, mientras parte del agua que contiene ese néctar es absorbida.

La abeja recolectora al tener el buche lleno, regresa a la colmena, para entregar ese néctar a las jóvenes abejas obreras, quienes a su vez lo pasan a su buche, regurgitándolo varias veces y de éste modo el néctar se vuelve a enriquecer con más fermentos, ácidos y albúmina, a la vez que con este proceso, el néctar sigue perdiendo parte del agua que contiene.

Finalmente el néctar es depositado en las celdas destinadas  al almacenamiento de alimentos, en donde continua la acción de transformación y por los efectos de las enzimas finalmente el néctar se transforma en miel, al estar llena la celda donde se ha depositado y cuando se encuentra esa miel en su grado justo de humedad, las abejas proceden a opercular la celda, donde aquella miel allí depositada mantendra sus características, tiempo indefinido.

Como ejemplo mencionaremos que en unas prospecciones arqueológicas que se llevaron a cabo en Egipto, se encontraron unas ánforas en una tumba sellada hace 3500 años, comprobándose que después de 35 siglos, la miel que contenian estas ánforas conservaba toda su pureza y semejanza a la miel recien extraída de los panales, este descubrimiento confirmó científicamente que la miel posee una sustancia orgánica que la mantiene indefinidamente en óptimas condiciones, sin necesidad de usar ningún conservante ni aditivo artificial para su conservación.

La miel es un alimento energético, contiene las mismas cualidades nutritivas y curativas de las plantas de su procedencia, por este motivo hay diferentes tipos de mieles, dependiendo de las flores que las abejas han libado, las propiedades también varian dependiendo como hemos dicho del néctar que han recolectado. Hay tantos tipos de mieles como flores hay en el campo.

Todos conocemos la miel como edulcorante, también se la conoce como expectorante y suavizante de la garganta y vias respiratorias, pero cada vez son más estudiadas sus propiedades y descubiertas más cualidades que hacen que no tan solo se la reconozca como uno de los alimentos más completos si no que se la considere ya un medicamento, más adelante veremos porque.

La miel está compuesta mayoritariamente por carbohidratos, es decir (azúcares) y estos azúcares están desdoblados, ésto quiere decir que están predigeridos, lo que hace que nuestro organismo la asimile sin ninguna dificultat, cosa que no ocurre con el azúcar común, que se tarda casi 4 horas para ser digerido y requiere un gran esfuerzo por parte de nuestro páncreas, porque lo que realmente hemos tomado no es más que un producto que ha perdido todas sus propiedades al ser procesado.

En cambio la miel en unos 15 minutos ya está digerida y a disposición de nuestro organismo.

A algunas personas les ha ocurrido que después de ingerir miel, les da la sensación de acidez, pero, en realidad lo que ocurre es que la miel deshidrata la mucosa del estómago, esto ocurre sobretodo cuando el estómago está vacio, contrayéndolo y causando ésta sensación de acidez, este efecto dura tan solo unos momentos.

Las propiedades terapéuticas de la miel son muchas y tan diversas, que es muy difícil enumerarlas todas, intentateremos explicar las más relevantes.

A nivel respiratorio: está indicada en Rinitis, Sinusitis, Laringitis, Faringitis, Bronquitis, etc.

Tiene efectos ligeramente antidepresivos, y tranquilizantes, también tiene propiedades inductoras del sueño, con tan solo estas 3 propiedades ya es recomendable su consumo cotidiano.

Posee la facultad de mejorar la absorción de otros nutrientes, como el calcio, cualidad muy importante en casos de dietas pobres en calcio, osteoporosis menopáusica, etc. muy interesante su consumo en casos de fracturas óseas.

Por ser suavizante de las mucosas, corta el reflejo productor de tos seca en las gargantas irritadas, o con síntomas de anginas la cual está indicada por su efecto antiséptico, cicatrizante, y suavizante. Su función es gracias a los aceites volátiles y su acción emulgente, tiene acción antitusígena.

La miel regulariza el tránsito intestinal aumentando la eliminación de toxinas.

Otra de las cualidades es a nivel intestinal, ya que por su contenido en acetilcolina estimula el movimiento del intestino, los ácidos libres que contiene ayudan a la absorción rápida por el organismo, no produciendo fermentación alcohólica.

Una de las mejores virtudes de la miel y que se conoce poco es su efecto cicatrizante e inhibidora de la acidez estomacal en gastritis y úlceras, por su capacidad antibacteriana frente al Helicobacter pilori, bacteria conocida como responsable en gran parte de los inconvenientes de las úlceras y gastritis.

Tambien se ha comprobado que el consumo de miel retarda la arterioesclerosis.